Septoplastia: operacion de nariz

Una de las intervenciones más comunes en el mundo de la cirugía estética pero menos conocida es la septoplastia. Hablamos de una cirugía estética que sirve para corregir problemas en el tabique nasal y te contamos los detalles que necesitas saber sobre esta intervención quirúrgica a continuación.




Qué es la septoplastia nasal

La septoplastia es una intervención que tiene como objetivo corregir los problemas en el tabique nasal, que es la estructura interior de la nariz, y a partir de la cual la nariz se separa en dos cámaras diferenciadas.

Por lo general, esta intervención se lleva a cabo en aquellos casos en los que el tabique nasal está deformado o torcido, imposibilitando la correcta respiración. Generalmente, las personas que sufren este problema, tienden a tener mayores enfermedades nasales o sinusales, y respiran por la boca, lo cual puede generar algunos otros problemas.

Para resolver esos problemas, generalmente, la mejor opción es la septoplastia, ya que permite resolver el problema definitivamente. Existen algunas alternativas, por supuesto, pero ninguna resuelve del problema de forma definitiva, como sí hace la septoplastia.




Conviene señalar, además, que la septoplastia también se utiliza para corregir sangrados nasales incontrolables, aunque, en este caso, se suelen buscar otras alternativas, ya que sí existen formas de acabar con dichos sangrados de forma definitiva sin acudir a la cirugía.

En qué consiste la septoplastia nasal

La intervención se lleva a cabo mediante anestesia general, de forma que el paciente estará completamente dormido e insensibilizado al dolor durante la intervención, de forma que el cirujano pueda trabajar con tranquilidad.

En algunos casos, la intervención puede llevarse a cabo mediante anestesia local, aunque no es lo más frecuente. La anestesia local se encarga de bloquear el dolor, pero el paciente está completamente despierto.

Aclarado el tema de la anestesia, conviene señalar que la operación tiene una duración breve, de entre una hora y una hora y media, y la mayoría de las personas que se someten a la septoplastia vuelven a casa en el mismo día (aunque, en algunos casos, puede ser recomendable permanecer un día o dos en el hospital).




El procedimiento de la intervención es sencillo. Se inicia realizando un corte en el interior de la nariz, accediendo desde una fosa nasal, y, desde allí, se levanta la mucosa nasal que cubre la pared.

Tras esto, el cirujano puede extraer, mover o acomodar de la forma que estime oportuna la zona del cartílago y del hueso, obteniendo una forma recta y no deformada, con lo que se evita el problema que imposibilita la respiración.

Una vez colocado el cartílago y el tabique en el lugar correcto, se procederá a reacomodar la membrana en su lugar, y se utilizarán suturas o férulas para sostener correctamente el tabique hasta que se suelde de forma natural.

Preoperatorio septoplastia

El preoperatorio de la septoplastia nasal es relativamente sencillo, y guarda muchas semejanzas con otros preoperatorios de gran cantidad de intervenciones quirúrgicas, como podrás comprobar.

En primer lugar, el médico y el paciente se reunirán para llegar a un consenso acerca de cuáles son los objetivos y las expectativas y posibilidades tras la intervención, y para que el médico tenga conocimiento de la historia clínica del paciente.

Posteriormente, el médico pedirá al paciente que deje de tomar determinados fármacos, en el caso de que así lo esté haciendo, para que no supongan un riesgo durante la intervención.

Del mismo modo, si el paciente está consumiendo algún tipo de medicamento que el médico no le está mencionando, es el momento oportuno para preguntar si ese medicamento sí está permitido, o es recomendable dejar de consumirlo.

Por último, también es posible que el médico le recomiende empezar a consumir algún alimento concreto, o dejar de consumir algún otro. En cualquier caso, esto no es tan habitual como lo anterior.

También es importante señalar que, por la parte del paciente, este es el momento en el que debe plantear cualquier tipo de duda o cuestión, de forma que obtenga las respuestas necesarias y pueda ir a la intervención totalmente tranquilo y preparado.

Durante los días anteriores a la intervención, se recomienda que el paciente siga a rajatabla los consejos dados por el médico y, por supuesto, se relaje y esté tranquilo tanto en materia de anestesia como en materia de resultado tras la intervención.

Septoplastia recuperación

Tras la intervención, el paciente podrá volver a casa en el mismo día de la intervención, aunque, como hemos comentado, es posible que en algunos casos el médico recomiende permanecer en el hospital durante unas 24 o 48 horas para realizar un correcto seguimiento y un inicio del septoplastia postoperatorio más adecuado.

También conviene señalar que se le colocarán algodones u otro tipo de materiales esponjosos en el interior de la nariz, de forma que se eviten posibles hemorragias nasales. Además, estos materiales permiten mantener correctamente la nueva forma del tabique.

Estos tapones se podrán retirar tras un día o un día y medio, aunque será el médico el que comunique al paciente durante cuánto tiempo exactamente debe llevarlos (en ocasiones, ni tan siquiera se utilizan estos taponamientos).

Por supuesto, tras la intervención y en los días posteriores, el paciente puede presentar hematomas e hinchazón. Es completamente normal y está derivado del trauma de la intervención. No debe preocuparse.

En el caso de que haya otro tipo de aspectos a tener en cuenta a lo largo del proceso de recuperación, será el médico quien se encargue de comunicarlo al paciente.

¿Qué alternativas existen?

Dentro del campo de la cirugía de la nariz existen varias alternativas a la septoplastia, que tienen características semejantes y que pueden ser más recomendables en tu caso particular.

Estas técnicas son, por un lado, la rinoplastia, que puede ser abierta o cerrada, dependiendo del objetivo que se busque, y la rinomodelación, que tiene como ventaja respecto a la septoplastia y la rinoplastia que no es una intervención quirúrgica.

No obstante, no es recomendable que seas tú quien elija qué intervención realizarse. Es preferible que acudas a la clínica y le plantees al médico cuál es tu problema, cuáles son tus objetivos y expectativas, y qué posibilidades existen.

Con esta información, el médico podrá plantearse cuál es la mejor opción en tu caso particular, y recomendarte el tipo de intervención que necesitas para cumplir con tus expectativas, sin riesgos adicionales.

Precios septoplastia

Como sucede con cualquier intervención, el precio de la septoplastia nasal depende de una gran cantidad de factores, tales como el lugar donde te realices la intervención, el prestigio de la clínica y del cirujano, y la dificultad que su ponga tu particular intervención.

No obstante, se puede encontrar un precio medio, que, en España, oscila entre los 2000 y los 3500 euros. En otros países, como, por ejemplo, México, el precio oscila entre 2000 y 3000 dólares, siendo una reducción considerable en el precio respecto a España.

En definitiva, la septoplastia nasal es una intervención sencilla y que no entraña grandes riesgos, gracias a que se lleva practicando desde hace mucho tiempo y se han alcanzado muchos avances en el procedimiento y la maquinaria utilizada.

OPERACIONES DE CIRUGIA SIMILARES:

 

Compartelo o imprímetelo !Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this page

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Todos los comentarios son moderados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR