¿Cómo solucionar los problemas de pareja?

Es muy común entre las parejas que hayan problemas. Lo más normal es que surjan discusiones continuadas que lleven a la pareja a entrar en una crisis donde los problemas no dejan de aumentar. Algunos de los motivos más comunes son la rutina, el estrés, las pocas ganas de salir juntos, los celos.
Pero los problemas hay que solucionarlos si no queremos que la crisis en la que nos hemos embarcado pueda llevar a una ruptura.




A continuación, os daremos algunos consejos para solucionar los problemas más comunes que tienen las parejas. Os ayudarán a superar los obstáculos, y la relación saldrá más reforzada.

Los problemas que derivan de los celos: Soluciones

Los celos casi siempre forman parte de los problemas más habituales de las parejas. Cuando queremos a alguien tememos perderle, es por ello que los celos son el mecanismo del miedo que siempre está ahí. Los celos no son malos si se saben gestionar, pero hay personas que son celosas por naturaleza y a veces ven fantasmas donde nos los hay. Con ésto hay que llevar cuidado, convivir con una persona celosa puede llegar a ser un infierno. No obstante, los celos también tienen su parte positiva, avivan la relación y no nos dormimos. La confianza del uno con el otro es fundamental, hará que los celos se desvanezcan y no sean mayor problema.




Si es tu caso, y eres tú la persona celosa, intenta darle libertad a tu pareja y no la atosigues con preguntas. Uno de los pilares fundamentales de las relaciones es la confianza como ya os hemos comentado con anterioridad. Si en algún momento no te cuenta algo, piensa que las personas no lo tienen que contar todo. Cada uno tiene su espacio, y si no tenéis confianza tendréis que poner los medios para tenerla, siempre y cuando queráis que la relación funcione.

Si por el contrario tú no eres celoso, intenta hacerle ver a tu pareja que no hay nada que esconder, y que tiene que confiar en ti y darte tu espacio. Si los ataques de celos son continuados, entonces tendrás que hablarlo seriamente con tu pareja para que cambie su comportamiento. Es muy difícil convivir con una persona celosa que desconfía siempre de la pareja.

La infidelidad, un grave problema

La infidelidad es el problema más grave que tiene que soportar una pareja. Cada uno de nosotros entiende la infidelidad de forma distinta. Hay parejas que son más libres y se pueden acostar con otras personas sin ningún problema, para ellos el amor y el sexo no están relacionados. Pero para otras es inimaginable que su pareja se acueste con otra persona. Mientras están juntas hay una serie de comportamientos que no van a tolerar.

Si tu caso es el primero, evidentemente no tienes ningún problema. En cambio en el segundo de los casos, si tu pareja te ha sido infiel es complicada la situación.

Cómo uno se entera de la infidelidad va a ser determinante para lo que pueda ocurrir después. Si nos enteramos por terceras personas, además de la traición que supone una infidelidad va a ser bastante bochornoso que alguien nos lo cuente.

Un infidelidad se mire por donde se mire es una traición al otro. Inmediatamente se pierde la confianza y el respeto por la pareja. La confianza es muy difícil de conseguir y muy fácil de perder. Ante una infidelidad tienes que intentar averiguar qué le llevó a hacerlo, el tiempo que lleva con la otra persona, si es importante en su vida, etc. Preguntas nada agradables pero necesarias para poder tomar una decisión al respecto. La decisión es tuya, o le perdonas, y eso conlleva olvidar y no reprochar, o por el contrario al no poder volver a confiar en la persona tengas que romper la relación. Esta decisión es muy personal, hay que sopesar los años vividos con tu pareja y saber si merece la pena volver a confiar.




 

La rutina en la pareja

Este es el problema más conocido entre las parejas. La rutina cuando la sufre la pareja suele durar un tiempo largo. Si la detectamos a tiempo es muy bueno para la pareja porque es un volver a empezar. Si por el contrario esa rutina ha llevado a un desgaste de pareja, puede llegar a ser el motivo de ruptura. Los siguientes puntos pueden ayudaros a acabar con la monotonía.

  • Hablar con tu pareja de lo que está ocurriendo es lo primero que debéis hacer. Qué os esta pasando, por qué está ocurriendo ésto. Muchas preguntas os tendréis que hacer para acabar con la monotonía.
  • Intentar hacer cosas nuevas juntos. Podéis ir a cenar, a bailar, al cine a ver una película. Hay muchos planes que hacer, intentad salir de casa porque es donde esta el foco de la rutina.
  • No caer en viejos hábitos. Lo que os llevó a la rutina mejor ni pensar en hacerlo. Cambios, cambios, cambios.
  • Sorpréndele y anticipate organizando algún plan.

La crisis de pareja: ¿Cómo superarla?

Todos los problemas que no se solucionan pueden derivar en una crisis de pareja. Las crisis son más complicadas de resolver porque es un cúmulo de problemas no solucionados, pero si todavía amas a tu pareja hay solución.

Lo que tendréis que hacer es lo mismo que os hemos comentado en los puntos anteriores. Tenéis que hablar y poner sobre la mesa todos los problemas pero también las soluciones. Cuando hayáis decidido hablar, intentar que tras la conversación se llegue a un consenso.

Tras una crisis las parejas salen más reforzadas, se conocen más y, sobre todo intentan no repetir errores pasados que les han llevado a una crisis de pareja.

problemas de pareja

problemas de pareja

 

 

 

 

Compartelo o imprímetelo !Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Todos los comentarios son moderados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR